viernes, 28 de marzo de 2014

Una historia de terror ficción o algo parecido

 Un local en uno de los muchos barrios de nuestras ciudades, un grupo de personas están  reunidas y parece que hay un tema que les interesa. Todos sabéis que el próximo sábado día 22 hay una convocatoria en Madrid, la llaman Marchas por la Dignidad y es por eso que hay unas personas que se han puesto en contacto con nosotros así como con otros compañeros del resto de España -para nosotros siempre será España y no País- para facilitarnos acudir allí.
Esta misma escena se repite en otras ciudades con parecidas palabras. Nos ponen autobuses y una pequeña subvención para nuestros gastos, además no tendremos problemas luego y seremos bien recompensados. Es hora de dejar de lado nuestras diferencias con el resto de compañeros, por discusiones de futbol, hoy todos vamos a defender nuestra Patria de esos piojosos comunistas y demás calaña que quieren deshacer España.
Po fin llego el día y toda este gente desembarca en Madrid al mismo tiempo que todas las Marchas por la Dignidad que habían recorrido las carreteras y los pueblos en defensa de un trabajo digno, techo para todos y todas, sanidad, educación, etc.
En algún lugar de la capital, un grupo numeroso de estos individuos están pendientes de las instrucciones de alguien desconocido para ellos, pero que ha sido presentado por personas de su confianza. Escuchad, os integrareis en la manifestación una vez que esta esté en Colón, que vuestra indumentaria no desentone e intentaréis que los participantes más críticos se unan a vosotros creyendo que sois de su cuerda; colocaros en uno de los laterales de la plaza, una vez que falte poco para terminar las intervenciones alguien dará la señal para empezar. Primero provocar a la policía para que esta empiece su intervención, luego para que se vea bien en la Televisión hacer destrozos en mobiliario y una vez prendida la mecha os vais retirando y volvéis aquí, ¡entendido! Por vuestra seguridad no os preocupéis esta todo controlado. Saber que seréis bien recompensados.
Una vez acabada la jornada con las imágenes de graves incidentes en los medios TV, Prensa, etc. y que los comentaristas de las tertulias de la caverna se desahogaron, el personaje misterioso que había dado las instrucciones a los ultras venidos de varios sitios del estado, estaba reunido con una persona muy importante del aparato de seguridad del gobierno y juntos comentaban; La operación ha salido perfecta, las televisiones han dado más importancia a los actos vandálicos que a todo lo demás y la prensa tiene la carnaza que deseaba sobre todo la que nos es más afín. Y para terminar de acallar las Marchas como se ha muerto Suarez, todo completo.
Esta historia es una elucubración de una noche agitada de sueño, cualquier parecido a la realidad puede ser una coincidencia que en un país con una democracia como la nuestra es imposible que se dé.
¿O no?
El Yayo